ACTUALIDADAgropecuarios

Opiniones encontradas: Hay debate por el origen de recursos del agro para el Fondo Coronavirus

Los 100 millones de dólares anunciados por las gremiales para el combate del COVID-19 tienen orígenes distintos y para uno se requiere ley

El anuncio hecho el martes por parte de las gremiales agropecuarias, que aportarán US$ 100 millones al Fondo Coronavirus que creó el gobierno para financiar los gastos provocados por la pandemia y la emergencia sanitaria, generó ayer variadas repercusiones.

Tras mantener una reunión en Torre Ejecutiva con el presidente Luis Lacalle Pou dos días atrás , el titular de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Gabriel Capurro, informó en conferencia que las gremiales del agro habían “consensuado una propuesta” que consta de tres aportes distintos.

Por un lado, hay US$ 40 millones que provienen del impuesto a la enajenación de semovientes. ¿Qué es esto? Es un aporte obligatorio que deben hacer quienes venden ganado a las Intendencias municipales, que rige desde 1960, explicó a El País el tributarista Fabián Birnbaum de FBM Advisory y profesor de Impuestos de la Universidad ORT.

En 2012, se votó una ley que brindó a quienes pagan este impuesto y son titulares de explotaciones agropecuarias, un crédito fiscal que les permite descontar lo que pagaron a la Intendencia de su aporte al Banco de Previsión Social (BPS). “El crédito se imputa automáticamente a las obligaciones tributarias del contribuyente con BPS por aportación rural, por lo que no requiere tramitación alguna”, aclara el organismo previsional en su página web.

En visión del abogado Leonardo Costa del estudio Brum Costa -profesor de Fiscalidad Internacional y Derecho Financiero de la Universidad Católica-, esto es “una donación, porque hay un crédito fiscal al que se renuncia”.

Ambos tributaristas coincidieron que para esto se necesita votar una ley. Explicaron que es así para que alcance a la totalidad de quienes pagan el impuesto, porque si no podría haber quien se negara más allá de lo resuelto por las gremiales del sector.

El segundo factor de aportes está referido al Instituto Nacional de Carnes (INAC), una persona pública no estatal que asesora y ejecuta la política para esta industria que define el Poder Ejecutivo, que es quien nombra al presidente y vicepresidente aunque el sector privado integra el directorio y aporta para financiar la entidad.

En este caso, Capurro comunicó que serían unos US$ 20 millones lo que aportaría el INAC al Fondo Coronavirus. Según supo El País, se transferirá dinero que aporta al INAC al sector privado para su funcionamiento, que provienen del 0,6% del precio FOB neto de las exportaciones y del 0,7% del precio de venta en el mercado interno de carne y derivados.

 

Fuente: Diario El País

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar